27.6.06

ojalá


La radio no se cansó de pasearme por mi juventud,
desde que me desperté.
La nueva trova cubana en radio universidad.
Tute, lo escuchaba a todo volumen.
Tute, con él atravesábamos una Buenos Aires negra en un coche rojo rumbo a Bellas Artes.
Ojalá pase algo que te borre de pronto, una luz cegadora,
un disparo de nieve, ojalá por lo menos que me lleve la muerte...

¿ por qué escuchaban eso si estaba prohibido, má?
pregunta Baltasar con sus pocas ganas de mañana,
-Porque las normas Baltasar, a veces hay que quebrarlas,
Para no verte tanto para no verte siempre...
¿Y si los metían presos? Insiste, lamiéndose el chocolate alrededor de su boca,
-Conocíamos los códigos para poder escuchar sin ser molestados,
para que no nos encuentren.
¿Y ahora por qué estás llorando?
Pregunta con una seriedad que lo transforma
de preadolescente desganado en compañero vital.
-Quizá porque llueve tanto, no lo sé,
pero dejame escuchar ojalá.


La Ilustración es de Noemí, una nena del Patronato de la Infancia de bahía Blanca, Argentina, del Taller de Mirta Colángelo, de la Fábrica de Libros Benteveo.

2 comentarios:

via lactea del norte dijo...

y si volvieras a escuchar "yo digo que las estrellas le dan gracias a la noche, porque encima de otro coche no pueden lucir tan bellas,y digo qe es culpa de ellas.........aunque no lloviera, llorarias tambien....

danixa dijo...

seguro...