22.11.05


últimos actos

quisiera poder lavar el rostro de mi padre,
coger algodón del polvo de la tierra
pasarlo por su cara, que sus rizos laman
su piel antes de morir.
Quisiera estar dentro de él, como una vez estuve,
galopando en sus testículos el día antes de ser lanzada:
le es fácil llevarme entre sus largas piernas
cuesta arriba en san Francisco en tiempos de guerra,
soy su carne, ahí pertenezco,
puede amarme sin reserva,
su placer seré.
Quiero sentir, en el roce de la tela,
el contorno de su piel marcada,
quiero lavarlo, como restregaba
los rostros de mis muñecas a fondo
antes de cualquier gran ceremonia.

Este bellísimo poema es de Sharon Olds,
la misma que no asistió al convite de la primera dama de
los EE.UU ver goma de borrar
del 26 de septiembre .
Está traducido por Mori Ponsowy,
del libro El Padre, la edición Bartebly Editores.
La foto es de un graffiti sobre arena de Valdi en Lanzarote.

2 comentarios:

danixa dijo...

aviso a los que me dicen que ven muy oscuro el blog, que hoy pude ver por fin lo que me señalaban en otro/a ordenador/computadora que el mío, tenía poca definición y sí, se desdibujaban las letras y era difícil leer los poemas.
Voy a intentar en lo sucesivo subir los post con letra más grande, pero no puedo renunciar a mi estética que en algunos ordenadores se ve conla definición precisa, y se lee bien.
saludo a todos.

Anónimo dijo...

dónde estás, quién eres?
buenísimo el grafitti.
meteorito azul